Inquietudes básicas que surgen cuando decides vender tu casa.

Poner nuestra casa a la venta a través de una inmobiliaria es una excelente decisión. Los agentes inmobiliarios, más allá de enseñar la casa a un posible cliente, ponen toda su experiencia y conocimiento del sector, asesorando al vendedor sobre trámites, papeleos, precios y gestiones. De este modo se ahorra un tiempo valioso y se consigue agilizar la venta de la casa a un precio acorde con el mercado inmobiliario. Cuando un vendedor acude a una inmobiliaria, suelen surgir algunas preguntas sobre el proceso de compraventa que nos deben de resolver.




¿Cuanto me costará vender la casa a través de la inmobiliaria? Por regla general, se suele pactar unos honorarios en forma de comisión del precio de venta. Habitualmente será el vendedor quien se debe hacer cargo de dichos honorarios, en concepto de los servicios prestados:

  • captación de compradores y gestión de citas,

  • promoción y publicidad de la vivienda,

  • asesoramiento y preparación de documentación,

  • tareas de negociación

¿Qué otros gastos tendré a la hora de vender la vivienda? Además del porcentaje pactado con la inmobiliaria, el vendedor de la casa debe tener en cuenta algunos gastos:

  • el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que tributa la venta de una propiedad y que dependerá de la situación fiscal del vendedor.

  • los gastos de cancelación de una hipoteca, en el caso de que hubiera.

¿Dejo la venta de mi casa en exclusiva o sin exclusiva? La venta en exclusiva de una vivienda se refiere a firmar un contrato con la inmobiliaria que se encargará de la venta de forma exclusiva. Es decir, solo esa agencia inmobiliaria estará autorizada a vender tu casa. No se podrá encargar la venta a otras agencias inmobiliarias hasta que no haya finalizado el periodo de tiempo estipulado en el contrato. El contrato de venta en exclusiva suele produce cierto temor al vendedor, ya que se deja en manos de la inmobiliaria todo el trabajo de la venta de la vivienda. Por un lado, dejamos de poder contar con otras inmobiliarias que pueden ayudarnos a vender la casa, pero por otro lado, la exclusividad tiene muchas ventajas:

  • La inmobiliaria dispone de una casa única, por lo que le dará preferencia ante posibles compradores.

  • La inmobiliaria le dedicará más recursos de promoción y publicidad que a otras viviendas.

  • El vendedor podrá solicitar a la inmobiliaria informes de visitas de potenciales compradores.

  • El hecho de que un comprador pueda tener la vivienda disponible en diferentes inmobiliarias, a menudo con distinto precio, genera desconfianza y alenta al comprador a negocie aún más el precio de compra entre las diferentes inmobiliarias.

En cualquier caso, dejar la venta de la vivienda en exclusiva no es garantía de que se vaya a vender al día siguiente, por lo que se debe contar un experto inmobiliario que conozca la zona y el mercado en profundidad.

¿Cuanto vale mi casa? Poner el precio inicial de venta a la vivienda es una de las tareas más difíciles que hay en el proceso de compraventa. Contar con la experiencia de una inmobiliaria es fundamental para determinar el valor de la casa. Las agencias inmobiliarias tienen una visión más realista del precio de la vivienda y el vendedor estará asesorado acerca del valor de venta real de su casa. De este modo no se llevará desilusiones si no consigue vender la casa con un precio sobrevalorado. El precio de la vivienda depende de muchísimos factores, como:

  • oferta y demanda

  • localización

  • superficie

  • antigüedad

  • conservación

  • servicios e instalaciones

  • reformas realizadas

Existen varias formas para realizar una opinión de valor a una vivienda para poderla poner a la venta, pero finalmente su precio será el que un comprador esté dispuesto a pagar.

¿Cuánto tiempo me va llevará vender la casa? El tiempo medio para vender una casa suele estar en aproximadamente 6 meses, pero depende de muchos factores, especialmente la oferta-demanda y de la localización. No será lo mismo vender un apartamento único y muy demandado a buen precio en el primer cuadro de la ciudad que una casa de campo retirada que necesite realizar reformas. Estadísticamente un comprador realizará por lo menos 3 visitas a viviendas antes de tomar una decisión. Por tanto, para que se decida por nuestra vivienda debemos cuidar todos los factores: desde la primera impresión en la visita de la vivienda, la facilidad para conseguir información sobre ella, haber fijado un precio adecuado, la flexibilidad del vendedor para escuchar ofertas y negociar, etc.

¿Cómo puedo preparar la vivienda para venderla? Para vender la casa y además obtener un mejor precio, hay que presentarla lo más ordenada y limpia posible, ya que una primera buena impresión es fundamental. Tener la casa sucia, desordenada no es la mejor manera de comenzar a vender. Se deben reparar cualquier desperfecto que pudiera tener la vivienda, como por ejemplo problemas de fontanería, pintura, humedades, cableado eléctrico o la rotura de mobiliario. También se debe valorar la posibilidad de realizar pequeñas reformas que mejoren el aspecto de la casa, como cambiar muebles, cortinas, lámparas, suelos, alicatados, griferías o sanitarios. Se trata de realizar una pequeña inversión para darle un mayor valor a la vivienda.

La tendencia actual es aplicar técnicas de Home Staging. Se trata de la preparación de una residencia privada para la venta en el mercado inmobiliario. El objetivo de la puesta en escena es hacer que una casa sea atractiva para el mayor número de compradores potenciales, vendiendo así una propiedad más rápidamente y por más dinero.

Para ello, se deben cuidar detalles como:

  • destacar los puntos fuertes de la vivienda,

  • optimizar la iluminación,

  • modernizar el ambiente y la decoración,

  • reparar los desperfectos materiales leves,

  • despersonalizar los espacios,

  • cuidar los olores,

  • optimizar las estancias evitando tanto la sobrecarga como los espacios vacíos.

Los datos demuestran que emplear estas técnicas para presentar convenientemente la casa a los potenciales compradores agiliza su venta y se consigue un mejor precio.

¿Debo estar presente en las visitas? En algunas situaciones puede ser contraproducente que el vendedor se encuentre presente durante la visita de un posible comprador, ya que estos potenciales clientes se pueden sentir incómodos y no atreverse a hacer algunas preguntas en presencia del dueño. Durante dicha visita, debemos intentar hablar lo menos posible, sin intentar vender la casa a toda costa, ya que el comprador podrá desconfiar. En este sentido, los agentes inmobiliarios saben mejor que nadie como manejar las visitas a las viviendas. Por otro lado, la presencia de muchas personas en la vivienda durante las visitas no es aconsejable, ya que el comprador puede incomodarse y realizar la visita deprisa, sin prestar atención a la propia casa. Además, debemos evitar la presencia de mascotas durante la visita, ya que pueden desviar la atención de los compradores y no a todos les pueden gustar los animales. Conclusiones La realidad es que confiar en los servicios de una inmobiliaria para vender la casa puede facilitar mucho las cosas a los vendedores, ya que se encargan de captar posibles compradores, asesoran al vendedor sobre cualquier aspecto de la compraventa y agilizan la venta consiguiendo un precio justo para ambas partes.




1 visualización0 comentarios