Puntos que evalúa el Banco.

Actualizado: oct 3



1. Experiencia crediticia: “Una de las mejores cartas de presentación que se tiene cuando se pide un préstamo es tu comportamiento mes con mes, a la hora de cumplir con tus pagos como el plan de pago del celular, una tarjeta de crédito pequeña, etcétera”


¿Por qué es importante?

El historial de tu comportamiento con créditos pequeños hace que no seas un desconocido para el sistema financiero y también demuestra que eres una persona de confianza que ha manejado pagos puntuales.

2. Capacidad de pago: comprobar tus ingresos es sencillo cuando eres una persona física. Basta presentar un recibo de nómina o un estado de cuenta para demostrar que tendrás la capacidad de dedicar no más del 30% de tus ingresos al pago de tu préstamo.


“Por eso las instituciones financieras te preguntan si pagas renta, tienes personas dependientes de tu salario – como hijos o padres –, así como otros consumos para así no sobre endeudarte y que así puedas continuar pagando”


Si eres una persona moral, por ejemplo una empresa, los criterios son similares. Para calcular la capacidad de pago de un negocio, las instituciones financieras se fijan en los ingresos que la compañía tuvo en el último año, que esté bien constituida ante el (SAT) y que no hayan presentado pérdidas o quiebras técnicas en el pasado ejercicio fiscal.


En caso de que la empresa tenga accionistas, el banco va a consultar el historial crediticio de aquellos socios que tengan una participación de al menos 10 por ciento para determinar la solvencia crediticia de la compañía.

3. Cuántas veces has p